LA FELICIDAD COMO EGOÍSMO [un ensayo]

Imagen

Es común pensar que la felicidad es un estado de ánimo que representa el placer de haber hecho o haber conseguido algo. También se destaca su carácter efímero, evanescente; sin embargo, la cuestión no se limita a ello. Tomándose todo esto como una premisa general, aún se puede ahondar en el efecto que causa este estado sobre la propia personalidad, asumiendo que esta influencia, en mayor o menor grado, es innegable.Efectivamente, el placer que refleja y a su vez representa la felicidad, deja su huella sobre aquél que lo siente. Esto es comprobable y contrastable mediante la observación del comportamiento inmediatamente anterior y posterior al estímulo que causó el placer, mediante el enumeramiento de expresiones corporales sin excluir las verbales.

El carácter efímero, por otra parte, es una condición necesaria para la existencia misma del placer. Ya alguien dejó escrito lo siguiente: «El dolor es una especie de bendición que nos salva del orgasmo letal que tendría lugar, si el impulso irrefrenable de placer, siguiera indefinidamente su curso…» (Ocaña E., 1997, Sobre el dolor. Valencia: Pre-Textos). Por lo tanto, siendo la felicidad una manera de representar y expresar el placer, ha de atenerse a su naturaleza.

El efecto ocasionado por la felicidad sobre un individuo es de sentido variable pero con la misma finalidad inalterable: expresar el placer. Con «sentido» se quiere referir al significado mismo de un placer en cada situación individual. Con «placer» se quiere englobar a la «serie de procesos psíquicos que se inician como una respuesta a determinados estímulos que activan factores de recompensa que se relacionan directamente con el logro de una expectativa».

El sentido variable de la felicidad puede clasificarse dicotómicamente en:

1. Sentido altruista.
2. Sentido egoísta.

====================
====================

1. SENTIDO ALTRUISTA: Los distintos significados del placer que se pueden agrupar en este grupo, conforman aquellos referidos a un falso argumento altruista que una persona puede alegar como el sentido y la naturaleza de la acción, o el pensamiento, que causó su placer. Como ejemplo podría referirse a la acción de entregar una pequeña suma de dinero al que no tiene, o, ya otro caso, el del religioso que halla felicidad en su predicación. Es necesario y justo retomar y explicar una frase ya escrita: «[…] referidos a un falso argumento altruista […]». Con esto último se quiere referir a que la felicidad, aún siendo ocasionada por un acto y/o pensamiento altruista, no deja de ser en sí misma, egoísta.

2. SENTIDO EGOÍSTA: La percepción misma de las cosas, es justa y necesariamente individual. Es así que puede afirmarse que, cada quien siente y piensa bajo y a través de un juicio único; es cierto que la capacidad de empatía puede permitir al individuo el contacto con una colectividad y las ideas generalmente asociadas a ella, siendo también el mismo caso entre dos individualidades. Pero el hecho de que se puede dilucidar el por qué y el cómo de un pensamiento o acción ajenos, no afirma que, al hacer esto, el carácter individual de un ser desaparece, o deja de ser distinguible. Incluso dentro de una colectividad, si bien todos sus integrantes reflexionan y actúan alrededor de un pensamiento base general; la forma y naturaleza de cualquier idea que a él pertenezca, será distinta según cada ser. El egoísmo, pues, es una cualidad dependiente de una individualidad, y, por esto mismo, de cada hombre que sólo tiene una cabeza sobre sus hombros. Los significados del placer que se pueden agrupar en este grupo, son por esencia y representación, de carácter directos y abiertamente hostiles; pues una característica general que comparten, es la de su indiferencia y realismo, en lo que respecta al sentido y naturaleza del pensamiento o acción que los causó. Como ejemplo podría referirse una situación perfectamente plausible en que, una persona le confesase a otra que, su relación afectiva está fundamentada solamente en un interés económico. O, explicando una continuación de un ejemplo citado anteriormente, el caso probable en el que un religioso, en su predicar, revelase que si hace esto, es con la esperanza de ser salvado y favorecido por aquella deidad que da sentido a su existir.

La felicidad como expresión del placer y de sentido variable con carácter efímero, en lo más profundo de su esencia, no deja de ser egoísta.

Anuncios

Un comentario en “LA FELICIDAD COMO EGOÍSMO [un ensayo]

Deja un comentario... // Write a comment...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s