¿POR QUÉ FILOSOFÍA? [una opinión]

Imagen

La realidad quizá sea algo demasiado entrañable o demasiado sencilla para comprenderse. Porque es verdad que el hombre, frente a sí mismo y a su entorno, tiende necesariamente a un proceso de caracterización complejo en el que, inconsciente o conscientemente, necesita proveer un determinado significado o sentido a algo. Y, al presentarse ante sucesos de extrema sencillez, su corazón se acongoja; algo se remueve en su interior, algo que le hace humano, demasiado humano.

La realidad podría estar compuesta de distintas partes opuestas en naturaleza o en finalidad. Así, el «bien» y el «mal» serían dos conceptos, dos puntos de vista, que, de una u otra manera estarían relacionados estrechamente, y, a su vez, conformarían una parte de la realidad. Pero ¿puede ser la realidad un todo inseparable? En medio del caos, del desorden, el hombre observa con pasión el paisaje ante sus ojos y, además de apreciar la fuerza y magnificencia de aquello que en principio no puede controlar, conoce, afirma y reafirma su necesidad de «orden».

La realidad entonces podría ser un «orden» establecido por una colectividad; un orden mantenido y preservado constantemente y que, sólo a largo plazo, sufre modificaciones de gran calibre. El hombre es, entonces, en su individualidad, esclavo mismo del sentir que le hace «humano», la necesidad de hallar sosiego en un «orden» por poco práctico o realizable que éste fuese.

El hombre, como esclavo y libertador que es de su propio pensar y su propio existir, se plantea el «orden» como una «realidad», y ésta última, como una «cotidianidad». El «orden», como premisa general, es un «sistema por el cual se establece un diseño, una serie de pensamientos y formas de acción ante una serie de estímulos ya previamente conocidos a través de la experiencia, o, por otro lado, deducidos a través de la propia reflexión». La «realidad», a su vez, podría aceptarse como: «la visión general y parcial, aceptada y reconocida como aplicable con base en un determinado sistema de pensamiento y/o de acción, o a una colectividad de sistemas». La «cotidianidad», por otra parte, es, en sí misma, «la culminación de un orden»; en el sentido que permite y reconoce una determinada manera de vivir, la forma en que se expresa la existencia.

En la búsqueda y el establecimiento de un orden, el hombre limita su propio potencial. «Vivir», en el sentido más primitivo del término, ya no significa «preservar la propia existencia»; tampoco significa «preservar la existencia, sin detener por ello el propio desarrollo a través del cultivo constante de la propia experiencia y reflexión». «Vivir», se limita ahora a: «adaptar la propia existencia a un sistema de pensamientos y de acciones que velan por servir de guía en el caos aparente que se pueda observar».

En consecuencia, la existencia se puede resumir de la siguiente manera: «la insoportable cotidianidad del ser». Sí, la fuerza de lo que es eternamente igual, un peso, un discurso vacío en favor de un orden que no otorga nada sino conformidad. Un pensar y un actuar dedicados a la arrogancia, a la sublimación de lo que no quiere cambiar, pues se encuentra demasiado estable. La inercia misma que, cada día, se cobra una vida y devuelve una muerte. No, aquí no hay pasión ni crímenes, no hay nada sino un método para intentar no percibir los cambios sutiles… No existen ya ni poetas ni filósofos, ni siquiera existen personas; todo este vasto mundo se conforma por rostros enmascarados, en silencio, ante el drama mismo que, en sus sueños, quisieran realizar.

Sin embargo, ¿es la existencia demasiado insoportable? ¿No puede contrarrestarse? El «pensamiento», que puede significar: «el proceso por el cual se realiza una elaboración consciente o inconsciente de ideas y/o acciones a partir de asociaciones entre la experiencia y la imaginación»; permite un consuelo. Pensar, en lo probable y en lo imposible, siempre es un estímulo… Y, como ya se ha planteado, quizá el pensamiento sea una cualidad desarrollable y que, bajo otra lente, pueda ser una cualidad «perdida» o «atrofiada», permitiéndose el uso de este término de una manera no-literal si no se usara.

Claro es que, por muy fuerte que sea la necesidad de clasificar los pensamientos entre «triviales» y «profundos», lo cierto es que, sin importar la distinción que pueda o no aclararse, en todo momento se piensa. «Trivial» suele ser un sinónimo de «cotidiano», por lo que se enumeran como «pensamientos triviales» aquellos que, «se presentan regularmente» o «forman parte de una costumbre, de una cotidianidad». «Profundo», justamente, se muestra como un concepto diametralmente opuesto, definiéndose como: «extra-ordinario»; es decir, «más allá de lo ordinario, de lo cotidiano»… Sin embargo, también podría significar «cualidad de elevar lo cotidiano a un nuevo nivel».

Si en todo momento se «piensa» y en el pensamiento mismo puede hallarse consuelo ante la insoportable cotidianidad del ser, ¿por qué filosofía? Quizá porque sea la manera más «profunda», en cualquiera de sus acepciones ya expuestas, de dejarse llevar por el pensar. Quizá porque en la búsqueda del orden, se pueda notar que en la virtud del pensamiento se halla una forma eficaz de plantear situaciones o circunstancias ideales que, a la larga o a corto plazo, puedan representar una solución. Quizá porque «vivir» pueda también definirse como «pensar y actuar al respecto». Quizá porque el hombre, en su necesidad de liberarse a sí mismo de la esclavitud que se ha impuesto, recurre a la «imaginación» o a la cualidad de «estar, permanecer y/o crear nuevos planteamientos»; porque, en su humanidad, donde pudiera él ver ideales realmente ve lo que es humano, demasiado humano.

Anuncios

Deja un comentario... // Write a comment...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s